Municipalidad de Ñuñoa

Ñuñoa Atiende

Atención al vecino

La Huella de Nuestras Mujeres: en el Mes de la Mujer repasamos el legado de grandes chilenas

A lo largo de la historia, las mujeres han hecho aportes extraordinarios a la sociedad. Grandes chilenas fueron pioneras en sus áreas y abrieron el camino para muchas más. En el marco del Mes de la Mujer, conoceremos a cuatro mujeres que marcaron la historia y que hoy permiten que las ñuñoínas se desenvuelvan en sus áreas. 

Eloísa Díaz

Eloísa Díaz fue la primera mujer chilena que se graduó como médico. Obtuvo su título profesional el 3 de enero de 1887, siendo la primera chilena y la primera americana en obtener ese título. En 1911, fue nombrada directora del Servicio Médico Escolar de Chile, destacando por impulsar el desayuno escolar obligatorio, la vacunación masiva y en su lucha en contra del alcoholismo.

En la actualidad, 71 médicos mujeres trabajan en el sistema de salud pública de la comuna de Ñuñoa, en nuestros siete centros, todo gracias a la huella y el legado de grandes mujeres como Eloísa Díaz.

Elena Caffarena

Elena Caffarena es, sin duda alguna, uno de los personajes públicos más importantes del siglo XX. Dedicó su vida a luchar por los derechos de la clase obrera y la emancipación de las mujeres. En 1949 consiguió el voto femenino universal en nuestro país. 

En la actualidad, más del 55% del padrón electoral de la comuna de Ñuñoa está compuesto por mujeres. Gracias al trabajo de mujeres como Elena Caffarena, más de 100.000 mujeres tienen la posibilidad y el derecho a votar.

Inés Enríquez Frodden

Inés Enríquez Fodden fue la primera mujer en ser nombrada diputada de la República en 1951.

En las últimas elecciones parlamentarias de noviembre de 2021 en el Distrito 10, de un total de 8 puestos para diputados y diputadas, las mujeres pasaron a ser mayoría con 5 escaños, lo que equivale a un 62,5% del total de parlamentarios electos.

Amanda Labarca

Primera mujer pedagoga de Chile. Estudió en la Universidad de Columbia y La Sorbona, donde se impregnó de las ideas feministas vigentes en Europa. Convencida de lo que creía correcto, participó activamente a través de la educación como herramienta insustituible, impulsando tertulias femeninas en el Palacio Urmeneta. De ahí surgió el Círculo Femenino de Estudios, en 1919. Creó las famosas Escuelas de Temporada de la Universidad de Chile, las cuales cumplen aún hoy con su vigencia.

Hoy en día, en los centros educacionales de la comuna de Ñuñoa 10 mujeres se desempeñan como directoras en nuestros colegios públicos, de un total de 18 establecimientos, lo cual fue posible gracias a la perseverancia de mujeres, en épocas difíciles, como Amanda Labarca.